¿En qué pensar antes del inicio de la competición?

viktoria-komova-tokyo1La mayoría de los deportistas no piensan eficazmente en ese momento tan importante, justo antes del pistoletazo de salida, el inicio de la música o el pitido del árbitro, sólo “pasan” ese momento intentando controlar los nervios moviéndose constantemente e intentando no pensar en “cosas” que les pongan más nerviosos como: errores, caídas, malos resultados, consecuencias de un posible fracaso, etc. Pero al evitar pensar en esas “cosas malas”, sin una instrucción alternativa útil, lo único que se les ocurre es pensar en “cosas” ajenas a la competición que reducen el nerviosismo pero también la concentración, por ejemplo: pensar en un sitio tranquilo, repetirse mensajes como “vamos, vamos, vamos,…”, etc.

¿En qué debe pensar un deportista antes de comenzar?

1º. En lograr el grado de activación (agitación, excitación) adecuado para la competición. Si hemos tenido una competición muy buena recientemente debemos lograr el mismo grado de activación que entonces, subiendo o bajando el actual. De ahí la importancia de conocer nuestro grado de activación antes de una competición, pues condicionará nuestra técnica (relajando excesivamente los músculos o tensándolos demasiado), nuestro rendimiento físico (subir o bajar el grado de adrenalina que permite que rindamos mejor en una competición que en un entrenamiento, como una especie de “doping” interno, la respiración ineficaz y el descontrol de la tensión muscular), nuestra atención y concentración.

TRABAJO DEL PSICÓLOGO DEPORTIVO: entrenar al deportista en el manejo adecuado de la activación, bien subiéndola o bien bajándola en función de la evaluación que realice el deportista antes de empezar. Es muy importante que el deportista no esté pensando en otra cosa más que en la competición mientras intenta controlar su activación.

2º. Recordar las mejores ejecuciones técnicas de la temporada que repetirá en los momentos más complicados de la competición, con todo detalle, a cámara lenta en su cabeza siendo consciente de la posición correcta de cada parte del cuerpo implicada y de toda la secuencia del movimiento: los mejores saques, las mejores derechas y reveses, los mejores saltos y acrobacias, las mejores dianas, etc.

TRABAJO DEL PSICÓLOGO DEPORTIVO: entrenar al deportista cómo imaginar correctamente la competición realizando una visualización perfecta (ajustada al cuerpo y al nivel del deportista) siendo capaz de “dibujar mentalmente” lo que va a hacer para luego repetirlo con total exactitud.

3º. El deportista debe imaginar que escucha la señal de comienzo de la competición (pitido del árbitro, inicio de la música, pistoletazo) y controlar, a la vez, que su nivel de activación esté dominado para que el deportista sepa que una vez que se dé la salida a la competición seguirá teniendo el control de su cuerpo. Muchos deportistas creen estar preparados para empezar la competición pero en cuanto escuchan la señal de comienzo sus músculos se agarrotan y su grado de concentración disminuye estando completamente a merced de sus nervios; pierden completamente la sensación de control de la competición desde antes de comenzar.

TRABAJO DEL PSICÓLOGO DEPORTIVO: entrenar al deportista a habituarse a la señal de comienzo de la competición para evitar que las sensaciones que experimentamos en el calentamiento (cuando todavía tenemos tiempo para actuar sobre ellas) no tengan nada que ver con las de la competición y las sensaciones de la competición sean una lotería fuera del control consciente del deportista.

¿En qué piensas en los momentos previos a competir?

Cuéntanoslo en redes@deportedecabeza.com

José Ángel Caperán

Psicólogo deportivo

deportedecabeza.com 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

s2Member®